Francisco de Sandoval, joven noble desesperado por su inexistente herencia, descubre una forma de medrar: abandonar a su amante, Juana, y casarse por conveniencia con Catalina de la Cerda. Con ello, Francisco iniciará un rápido ascenso social hasta convertirse en la mano derecha y el valido del rey emperador Felipe III… Sin embargo, su rápido ascenso estará sembrado de polémica y muchos serán sus enemigos. Enfrentado a la propia reina, Margarita de Austria, incluso su antigua amante buscará su caída. Francisco de Sandoval, para el mundo y la fama ya reconocido como el duque de Lerma, es uno de los personajes más notables de la España de los Austrias. Gobernó el imperio con el atrevimiento y el desdén del aventurero que probablemente era mientras, enfrentado a su amante y a la propia reina, Margarita de Austria, las intrigas palaciegas siembran de odio y muerte las calles de Madrid. Sin duda, un trono de barro.

Novelar un personaje tan denostado como el Duque de Lerma y conseguir que el lector conecte con él, le comprenda y empatice con sus acciones es cosa harto difícil. Pero esta novela lo consigue, a través de explicar todo el proceso por el cual pasa a ser un noble casi arruinado al valido de Felipe III, con todo el poder de la gran monarquía hispánica en sus manos. Un hombre ambicioso, lleno de codicia y cuyo episodio más recordado es el traslado de la Corte a Valladolid, con el que consiguió grandes beneficios económicos para su hacienda particular, mediante la venta de palacios y terrenos, incluso a la propia corona, que él mismo había antes comprado a precios ridículos.

La figura de Felipe III no sale muy bien parada en esta descripción novelada de la monarquía. Gobernante flojo, aparentemente carentes de interés, dispuesto a dejar al pueblo en manos de personas poco preparadas y tendentes a las intrigas y manipulaciones. Su esposa Margarita de Austria es tratada con más amabilidad, mostrando una imagen más preocupada por el mal gobierno y la decadencia de la monarquía, así como por las maquinaciones del valido y los ministros del rey.

Los personajes que acompañan al protagonista, como si de una obra coral se tratase, muestran su propia evolución y son tratados con amabilidad y humanidad, desde el propio rey Felipe III hasta los timadores que se cruzan en el camino de Francisco de Sandoval y Rojas. Todos ellos están perfectamente bien diferenciados y se nota una gran técnica en la narración.

Asimismo, la ambientación es magistral. Los episodios sobre el costumbrismo de la época, la vida en la corte y la supervivencia de las clases humildes son capaces de transportar al lector a pleno siglo XVII con gran cantidad de detalles y veracidad. La vestimenta, la música, los banquetes, las viviendas y un largo etcétera de situaciones y datos dotan a la novela de realismo.

La controvertida figura del Duque de Lerma no ocupa tantas líneas escritas como debiera, salvando las obras de Alfredo Alvar Ezquerra aquí o de Antonio Feros aquí, son pocas las monografías que podemos encontrar sobre este crucial noble que tanto influyó en la política española del siglo XVII, y, por ende, en los posteriores reinados de Felipe IV y Carlos II, que arrastrarían parte de sus errores, el creciente desmembramiento del Imperio  y la desastrosa situación financiera. Por eso es importante, que, aunque sea a través de historia novelada, se ponga en valor ese periodo histórico que adolece de tanta falta de conocimiento del público en general.

Francisco de Sandoval

¿Recomiendo su lectura?

Un rotundo sí. Quizá no desvele la verdad sobre si el Duque de Lerma fue un oportunista o intentó hacer política a favor de la monarquía, aunque con torpeza, pero, sin duda, tal como está narrada, ayuda a comprender mejor al personaje y a la época.

¿Qué mejoraría? Como he comentado más arriba, tanto dato hace que la novela sea muy larga, hecho son 512 páginas, y eso puede aburrir a algunos lectores. Además, la trama secundaria ocupa demasiado espacio, llegando en ocasiones a veces a confundirse con la principal, pero, sin duda, eso no desmerece su calidad.

Teo Palacios (Dos Hermanas, 1970) su web es escritor de novela histórica y asesor editorial, muy activo en redes sociales a través de sus cursos de escritura y novelas.  Aunque no está especializado en la Edad Moderna, sabe reflejar el ambiente perfectamente. Sus obras más conocidas son “Hijos de Heracles” o “La predicción del astrólogo”.

Suscríbete a mi Blog

Si quieres recibir información de los últimos artículos publicados, suscríbete.